Rodaje y curiosidades de Contacto sangriento (Bloodsport)

Contacto sangriento (Bloodsport) es una película de acción y artes marciales dirigida por Newt Arnold y protagonizada por Jean-Claude Van Damme, Leah Ayres, Forest Whitaker, Donald Gibb, Roy Chiao y Bolo Yeung en los papeles principales.

Rodaje y curiosidades de Contacto sangriento
El argumento de la película tiene como protagonista a Frank Dux (Van Damme), un capitán del ejército de los Estados Unidos y practicante de ninjutsu, que compite en Hong Kong en un torneo clandestino de artes marciales de contacto llamado Kumite. Una trama que supuestamente estaba basada en hechos reales (y así se promocionó el film), si bien posteriormente se pondría en duda la veracidad de la historia. 

Tras su estreno en cines en 1988, la película Contacto sangriento no obtuvo muy buenas críticas por parte de la prensa especializada, sin embargo fue un considerable éxito en taquilla, recaudando más de 50 millones de dólares en cines frente a un coste de producción que apenas alcanzó los 2 millones. 

El film fue también la primera película protagonizada por Jean-Claude Van Damme, donde pudo demostrar sus habilidades atléticas y de lucha, lanzando su carrera al estrellato en el cine de acción. Contacto sangriento es considerada una película de culto entre los aficionados a las artes marciales, ya que en el film se muestran diferentes estilos de lucha, como el kung-fu, karate o muay thai, y sirvió para popularizar las artes marciales mixtas en el cine. 

Rodaje y curiosidades de Contacto sangriento

El origen de Contacto sangriento surge a principios de los 80, cuando el escritor y guionista Sheldon Lettich leyó un artículo en la revista de artes marciales "Black Belt" sobre las increíbles hazañas de Frank Dux, un veterano de guerra y luchador experto en artes marciales que ejercía como sensei enseñando su propio estilo de lucha llamado "Dux Ryu Ninjutsu". 

Lettich acabó conociendo poco después a Frank Dux, quien le contó, entre otras historias, que había sido el ganador en 1975 de un torneo secreto de artes marciales llamado "Kumite" que se celebraba en Bahamas. Según Dux, el evento consistía en un torneo de eliminación simple de 60 rondas que se llevaba a cabo en secreto cada cinco años. También afirmó que fue el primer occidental en ganar el torneo y que además consiguió varios récords mundiales. 

Van Damme junto al verdadero Frank Dux
Un supuesto amigo de Frank Dux, llamado Richard Bender, afirmó haber participado también en este misterioso torneo y aseguró que la historia era cierta. De esta forma, Lettich pensó que sería una estupenda idea hacer una película sobre lo que pensó que era una historia real, y tras redactar el guion lo tituló "Bloodsport". 

Después del estreno del film comenzaron a surgir serias dudas sobre la veracidad de todas estas historias. John Stewart, el autor del artículo sobre Frank Dux en la revista Black Belt y quien describió por primera vez la victoria de Dux en el Kumite, se arrepintió públicamente de haber escrito el artículo y haber creído aquellas fantásticas historias. 

El motivo de todo esto es que aparecieron nuevas informaciones que pusieron en duda tanto la propia carrera militar de Frank Dux como la existencia del supuesto torneo secreto de artes marciales. Richard Bender acabó discutiendo con Frank Dux y confesó a Lettich que lo que le había contado era simplemente lo que Frank le dijo que dijera. 

El Kumite al parecer nunca existió, o al menos nadie ha podido demostrar hasta ahora su existencia, y la mayoría de expertos que han investigado en profundidad la historia creen que Frank Dux se inventó todo para ayudar a promocionar su escuela de artes marciales. En todo caso, en el momento de producir la película, no se conocía nada de esto, por lo que Frank Dux fue contratado como asesor y coreógrafo para las escenas de lucha en el film. 

Con Cannon Films como productora de la película, y un presupuesto limitado a 2 millones de dólares para la producción, Newt Arnold fue contratado como director del film. El siguiente gran paso era elegir al actor que interpretaría al personaje principal de Frank Dux.

El director Newt Arnold en el rodaje de Contacto sangriento
Mark DiSalle, uno de los productores de la película, sugirió que había que buscar a una joven estrella de artes marciales que tuviera cierta fama de "mujeriego". 

Entre los mejor situados para obtener el papel se encontraba Jean-Claude Van Damme, un actor casi desconocido por entonces, pero experto en artes marciales como karate o kickboxing, y que había participado anteriormente en otra película de artes marciales producida por Cannon Films titulada "No Retreat, No Surrender" (Retroceder nunca, rendirse jamás).

Van Damme obtuvo así el papel principal para interpretar al personaje de Frank Dux. Se trataba de la primera película que protagonizaba el actor de origen belga, por el que recibió un sueldo de 25.000 dólares. Cuando se anunció la contratación del actor, Frank Dux comentó que Van Damme no estaba en buena forma, así que le sometió a un intenso entrenamiento de 3 meses. Van Damme, que había llegado a ser campeón mundial de artes marciales, calificó este entrenamiento como "el más duro de su vida".

El rodaje de Contacto sangriento se realizó principalmente en octubre de 1986 y se filmó por completo en Hong Kong, cambiando la localización original de Bahamas en la que supuestamente había participado Frank Dux en el Kumite. Fue una de las pocas películas que se rodaron en la ciudad amurallada de Kowloon, el que fuera uno de los lugares con mayor densidad de población del mundo, antes de su demolición en 1993. Otras localizaciones del film en Hong Kong incluyen lugares como el Hotel Peninsula, Causeway Bay, Hong Kong Trail, Victoria Peak o el Fuerte Stanley.  

Para dar más realismo a los combates, en la película participaron además auténticos luchadores, como Paulo Tocha (Paco en el film), quien de hecho es campeón de Muay thai en la vida real. Un toque diferente es el que aporta el personaje de Ray Jackson (interpretado por Donald Gibb), quien no llega a utilizar ningún arte marcial conocido en toda la película. 

Van Damme (Frank Dux) y Donald Gibb (Ray Jackson) durante el rodaje de Contacto sangriento
Algunos de los golpes que se ven en pantalla son totalmente reales. En la pelea entre Frank Dux y el luchador Hossein (interpretado por Bernard Mariano), Van Damme propinó un codazo en la cara de forma involuntaria al actor que le dejó inconsciente en el suelo. La secuencia quedó tan bien que se decidió incluir en el metraje final. 

Como curiosidad para los amantes de los Huevos de Pascua de películas, la mayoría de las líneas de diálogo de Bolo Yeung (el personaje de Chong Li en el film) son muy similares a las de Bruce Lee en la película de 1973 "Enter the Dragon" (Operación Dragón), un mítico film de artes marciales en el que también participó Bolo (como se le conoció a partir de entonces). 

La banda sonora de la película fue compuesta por Paul Hertzog, quien también se haría cargo al año siguiente de la música de Kickboxer, otro de los films más exitosos de Van Damme. Entre las canciones más destacadas de la banda sonora se encuentran "Fight to Survive" y "On My Own", interpretadas por Stan Bush. 

Tras su estreno en cines en febrero de 1988, la película Contacto sangriento recibió por lo general muy malas críticas, sin embargo fue un absoluto éxito de taquilla, recaudando más de 15 millones de dólares en Norteamérica y cerca de 50 millones de dólares en todo el mundo, convirtiéndose así en la película más rentable del año para la productora Cannon Films

Van Damme acabó nominado al premio Razzie por "la peor nueva estrella", que fue a parar finalmente para el personaje de Ronald McDonald de la película "Mac and Me" (Mi amigo Mac). A pesar de todo, el actor había demostrado unas increíbles dotes físicas y atléticas, marcando un estilo particular con algunos golpes característicos, como la patada voladora giratoria. 

Una de las peleas del Kumite en Contacto sangriento
Gracias a ello, a partir del estreno de Contacto sangriento, Van Damme comenzó una exitosa carrera en el cine como protagonista de películas de lucha y acción durante los siguientes años, con películas que por lo general recibieron también malas críticas pero exitosas comercialmente, con films como "Cyborg" (1989), "Kickboxer" (1989), "Libertad para morir" (1990), "Soldado Universal" (1992), "Timecop" (1994) o "Street Fighter" (1994). 

Contacto sangriento no tardó además en convertirse en una película de culto y, para aprovechar el éxito comercial, poco después se lanzaron las secuelas "Bloodsport II: The Next Kumite" (1996), "Bloodsport III" (1997) y "Bloodsport 4: The Dark Kumite" (1999). En ninguna de ellas participó Jean-Claude Van Damme y las películas fueron lanzadas directamente en formato doméstico sin pasar por los cines.

Mucho más éxito que las secuelas obtuvieron la versión en VHS de la película original, que se lanzó en 1989 y se vendieron más de 150.000 copias, o las posteriores versiones en DVD y Blu Ray (disponible en Amazon) que se publicaron en 2002 y 2010 respectivamente.

También se llegó a plantear en 2011 realizar un remake de Contacto sangriento, en la que la historia se centraría en un veterano de la guerra de Afganistán que competía en un torneo de Vale tudo en Brasil. Se llegó incluso a contratar en 2013 a James McTeigue como director de este posible remake pero el proyecto quedó parado indefinidamente. 

Duramente criticada tras su estreno, pero considerada una película de culto por muchos aficionados, lo cierto es que Contacto sangriento dejó un considerable legado en el cine. Además de lanzar a Van Damme al estrellato, el film sirvió para popularizar diversos estilos de artes marciales de contacto completo y de estilo mixto entre el gran público e influyó, no solo en muchas películas de lucha que se produjeron posteriormente, sino también incluso en eventos de artes marciales mixtas como la UFC, cuyos primeros torneos fueron comparados habitualmente con la película. 

El exitoso videojuego "Mortal Kombat" (1992), desarrollado por la compañía Midway, está también fuertemente inspirado por la película (tal y como reconoció John Tobias, uno de los creadores del juego). Incluso se llegó a usar una parodia de Jean-Claude Van Damme para el personaje de Johnny Cage, quien tiene una historia y un aspecto muy similar al del protagonista del film.

Como última curiosidad, aquí puedes ver varias fotografías detrás de las cámaras de Contacto sangriento, tomadas durante el rodaje de la película: 

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras

Fotografías de Contacto sangriento detrás de las cámaras


Póster película Contacto sangriento

El curioso truco para crear el efecto de agujeros de bala en El Padrino

Antes de que se estableciera el uso generalizado de las computadoras (CGI) para crear los efectos visuales de casi cualquier película, tal y como sucede hoy en día, los artistas y especialistas tenían que tirar de ingenio y creatividad para conseguir crear unos efectos especiales artesanales que resultaran visualmente creíbles en pantalla. 

Un buen ejemplo de esta gran creatividad lo encontramos en una de las escenas más recordadas en la historia del cine, la secuencia de la película "El Padrino" (1972) en la que Sonny Corleone es asesinado a tiros. 

Para filmar la escena, al actor James Caan le colocaron en el rostro una serie de pequeñas bolsitas de látex adheridas a su piel, y que contenían en su interior sangre falsa. Las bolsitas estaban a su vez atadas a unos hilos de pesca, que no se ven en la escena gracias a la iluminación y el ángulo de la cámara.

Al comenzar a rodar se tiró manualmente de los hilos, de forma que las bolsitas de látex se rasgaban y liberaban la sangre. Posteriormente se añadieron los efectos de sonido, creando con este sencillo truco el efecto visual de que Sonny Corleone es acribillado a balazos durante la secuencia. 


Truco efectos especiales artesanales en el rodaje de El Padrino

Secuencia tiroteo El Padrino detrás de las cámaras

El actor James Caan en el rodaje de El Padrino

¿Quién engañó a Roger Rabbit?, así se hicieron los premiados efectos visuales de la película

¿Quién engaño a Roger Rabbit? (Who Framed Roger Rabbit) es una película de comedia, aventuras e intriga que combina la animación con personajes reales, dirigida por Robert Zemeckis y estrenada en 1988. 

Wallpaper película Quién engañó a Roger Rabbit
Protagonizada por Bob Hoskins, Christopher Lloyd y Charles Fleischer en los papeles principales, la trama de la película está ambientada en una versión alternativa del Hollywood de los años 40, en donde los personajes animados coexisten con las personas del mundo real. 

En este mundo de fantasía, Eddie Valiant es un investigador privado cuya misión es tratar de exonerar a Roger Rabbit, un conejo que ha sido acusado de asesinar a un rico empresario. Una historia cuyo guion es una adaptación libre de la novela de 1981 "Who Censored Roger Rabbit?" (disponible en Amazon). 

Con un coste total de entre 50 y 70 millones de dólares, la película ¿Quién engañó a Roger Rabbit? fue un enorme éxito de crítica y público tras su estreno, recaudando más de 320 millones de dólares en los cines de todo el mundo. El film además consiguió ganar 3 premios Oscar por Mejor montaje, Mejores efectos visuales y de sonido, además de una cuarta estatuilla por el Premio especial a Richard Williams, el director de animación de la película. 

El rodaje de ¿Quién engaño a Roger Rabbit? comenzó en noviembre de 1986 y se alargó bastante más de lo previsto, lo que provocó también que se sobrepasaran los 30 millones de dólares del presupuesto inicial del film. Los ejecutivos de Disney incluso estuvieron a punto de cerrar la producción, pero Jeffrey Katzenberg, presidente del estudio, estaba entusiasmado con poder trabajar con Steven Spielberg (quien participaba en la película con su productora Amblin Entertainment), por lo que tomó la decisión de seguir adelante. 

Quién engañó a Roger Rabbit detrás de las cámaras
Las secuencias de acción real fueron dirigidas por Robert Zemeckis y se filmaron principalmente en los Eltree Studios en Inglaterra, algunas escenas adicionales que se rodaron en diversas localizaciones de Los Ángeles, y varias secuencias para los efectos de croma (pantalla azul) rodadas en los estudios Industrial Light & Magic. Para la filmación se instalaron cámaras VistaVision con tecnología de control de movimiento que facilitarían posteriormente agregar las escenas de animación. 

Uno de los mayores desafíos durante la producción era conseguir que los personajes de dibujos animados interactuaran de manera realista con los objetos y accesorios reales del set de rodaje. Para lograrlo, determinados accesorios, como los platos que Roger Rabbit aplasta contra su cabeza en una de las secuencias, eran sostenidos por brazos robóticos controlados por un operador. Posteriormente se añadía el dibujo a la escena. 

También se usaron otras técnicas en este sentido, como cables, cuerdas y titiriteros  para sostener y mover los objetos. Esto se puede ver por ejemplo en la escena del "Ink & Paint Club", donde los vasos que sostiene el pulpo están siendo controlados por titiriteros situados por encima, mientras que las bandejas que portaban los camareros pingüinos estaban sujetos desde abajo simplemente con palos. En posproducción se eliminaron de la escena las cuerdas y palos de madera y se añadieron los personajes animados. 

Para hacer más sencilla grabación para los actores, se utilizaron maniquís y muñecos de goma que representaban a los personajes animados, para que los actores supieran donde mirar durante las escenas. Como curiosidad, Charles Fleischer, el actor que puso la voz original a Roger Rabbit, solía ir disfrazado del personaje en el set de filmación para meterse mejor en el papel. 

A cargo de toda la parte dedicada a la animación de ¿Quién engaño a Roger Rabbit?, así como sus magníficos efectos visuales, se encontraba Richard Williams. Siguiendo las exigencias del cineasta para participar en la película, se creó ex profeso el Estudio Walt Disney Animation UK en Candem (Londres), ya que Williams se negó a trabajar en Los Ángeles. 

El proceso de posproducción fue aún más largo y complejo que la propia filmación. Debido a que la película se realizó en una época donde aún primaban los efectos especiales artesanales, y la animación por computadora o los retoques digitales aún no estaban demasiado desarrollados, todos los dibujos de la película están pintados a mano, agregando posteriormente efectos de iluminación y trucos de cámara para lograr sombras y dar a los personajes animados un aspecto más tridimensional.

Los efectos visuales de Quién engañó a Roger Rabbit
A los artistas e ilustradores se les entregó primero las impresiones en blanco y negro de las escenas de acción en vivo, de forma que pudieron colocar encima su papel de animación y dibujaran los personajes animados en relación a cada escena. Posteriormente se realizó un proceso más tradicional de animación y se envió el metraje animado a Industrial Light & Magic para que se añadieran las capas de iluminación para las sombras, los reflejos y los matices de tono. 

Este último proceso fue básico para conseguir que los personajes de dibujos animados parezcan tridimensionales y se cree la ilusión de que se ven afectados por la iluminación de cada escena. Finalmente, los efectos de iluminación se combinaron ópticamente con los personajes de dibujos animados, que, a su vez, se combinaron en el metraje de acción en vivo

Las cifras nos dan una buena idea del enorme trabajo que supusieron los efectos visuales del film. En la película trabajaron en total 326 animadores, que dibujaron 82.080 cuadros de animación, incluyendo los guiones gráficos y el arte conceptual. Richard Williams estimó que se hicieron más de un millón de dibujos para la película.  

Como última curiosidad, al parecer, el efecto visual más complicado de conseguir, y que supuso un auténtico quebradero de cabeza para el equipo, fue el vestido que lleva el personaje de Jessica Rabbit en la escena del club nocturno, la mítica secuencia en la que aparece en escena con un llamativo vestido de brillantes lentejuelas. 

Jessica Rabbit con su espectacular vestido
En cualquier caso, el arduo trabajo que supuso esta producción obtuvo su recompensa. Además de las buenas críticas recibidas por sus magníficos efectos visuales, los premios conseguidos y su enorme éxito en cines, ¿Quién engañó a Roger Rabbit? reavivó el interés por la edad de oro de la animación en Hollywood y sentó las bases para la animación moderna. También sirvió para impulsar el renacimiento de Disney, en una época en la que los míticos estudios no atravesaban por su mejor momento. 

Todo este gran legado llevó a que el la película fuera seleccionada en diciembre de 2016 para su conservación en el Registro Nacional de Películas por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, por ser "cultural, histórica o estéticamente significativa".

Durante años se ha especulado con la posibilidad de realizar una secuela de ¿Quién engañó a Roger Rabbit?. Al parecer el guion del film ya está escrito, y el propio Robert Zemeckis ha dicho que le encanta la historia de la posible secuela, ambientada en este caso en la década de los años 50, sin embargo el proyecto nunca ha terminado de cuajar y Disney ha descartado hasta ahora producirla. 

Al año siguiente de su estreno en cines, en 1989 se lanzó la versión doméstica en VHS y una década después, en 1999, se publicaría la versión en DVD. Entre medias, en 1994, se había lanzado la famosa versión en LaserDisc del film, una versión que rápidamente adquirió una gran polémica debido a que, por el propio funcionamiento de este dispositivo que permite reproducir la película fotograma a fotograma, algunos aficionados descubrieron varias escenas en las que se puede ver a Jessica Rabbit desnuda. Como era de esperar, la controversia hizo que esta versión en LaserDisc se agotara en las tiendas.

Debido a su estatus de película de culto, ¿Quién engaño a Roger Rabbit? ha sido restaurada digitalmente en varias ocasiones, y en sus últimas versiones lanzadas en Blu-Ray se incluye además una gran cantidad de material adicional, como imágenes detrás de las cámaras y escenas eliminadas (disponible en Amazon).

Para entender un poco mejor el difícil trabajo de los actores y cómo se hicieron los efectos visuales de ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, aquí puedes ver un vídeo en el que se compara a tiempo real el rodaje en los estudios de varias escenas de la película con el metraje final tras añadir la animación. 


Who Framed Roger Rabbit Wallpaper

Póster película Quién engañó a Roger Rabbit

Películas de culto