Curiosidades de Calles de fuego, una fábula de Rock & Roll

Calles de fuego (Streets of Fire) es una original película que combina elementos de acción, comedia, musical, drama, y cine negro, dirigida por Walter Hill y estrenada en 1984.

Calles de fuego, una fábula de Rock & RollPromocionada como "Una fábula de Rock & Roll" (A Rock & Roll Fable) por su excelente banda sonora, y ambientada con un estilo retro de los años 50, la película Calles de fuego está protagonizada por Tom Cody (Michael Paré), un mercenario que regresa a casa para rescatar a su ex novia Ellen Aim (Diane Lane), cantante de un grupo de Rock, que ha sido secuestrada por Raven Shaddock (Willem Dafoe), el líder de una pandilla de moteros.

El reparto del film lo completan actores como E.G. Daily (Baby Doll), Rick Moranis (Billy Fish), Amy Madigan (McCoy), Deborah Van Valkenburgh (Reva Cody), Richard Lawson (Oficial Ed Price), Rick Rossovich (Officer Cooley), Bill Paxton (Clyde), Lee Ving (Greer), o Stoney Jackson (Bird).

Con un presupuesto de 14,5 millones de dólares, la película iba a ser la primera de una trilogía de películas de acción protagonizadas por Michael Paré como Tom Cody, sin embargo el film no triunfó en taquilla y se canceló el proyecto de futuros films que continuaran la historia. A pesar de ello, Calles de fuego se convirtió en pocos años en una película de culto.

Calificada como un western urbano contemporáneo, y con un peculiar estilo de cómic, la película tomó influencias de otros films como "Mad Max" (1979); "Flashdance" (1983); "The Warriors" (1979), dirigida también por Walter Hill; o "1997: Rescate en Nueva York" (1981). Aunque también dejó a su vez su propio legado, ya que es habitualmente referenciada por su influencia en la iconografía de películas posteriores como "RoboCop" (1987) o "Se7en" (1995).

La trama de Calles de fuego sería además la inspiración del popular videojuego "Final Fight" (1989), con el protagonista combatiendo en las calles de la ciudad para rescatar a su novia.

Rodaje y curiosidades de Calles de fuego

El origen de la película Calles de fuego rondaba la mente de Walter Hill desde hacía varios años. El director quería hacer lo que él pensaba que era una película perfecta cuando era un adolescente y meter en ella todo lo que le parecía "genial", incluyendo coches personalizados, besos bajo la lluvia, luces de neón, trenes nocturnos, persecuciones a gran velocidad, motocicletas, bromas en situaciones difíciles, o chaquetas de cuero.

Walter Hill durante el rodaje de Calles de fuegoHill quería ademas hacer un film sobre un héroe de cómic, pero no le terminaban de convencer los personajes de los cómics que había leído, por lo que quería un héroe original. Buscaba su propia película de cómics, sin que la fuente original fuese realmente un cómic ya escrito anteriormente, naciendo así la historia y el personaje protagonista de Tom Cody.

La oportunidad de comenzar el proyecto surgió durante el rodaje del film "Límite: 48 horas" (1982), en la que trabajaron el director Walter Hill, los productores Lawrence Gordon y Joel Silver, y el guionista Larry Gross. La película fue un éxito comercial y encantó a Paramount Pictures, así que los cuatro decidieron trabajar en la idea de Walter Hill y se comenzó a desarrollar un guión para "Streets of Fire".

El director le presentó a Larry Gross sus primeras notas sobre el guión, una serie de aventuras de un héroe de acción, con la idea de crear una franquicia sobre el personaje. El protagonista se llamaba Tom Cody, y era presentado simplemente como "The Stranger". Mientras le daban forma al guión, Hill y Gross se vieron influenciados por el éxito de "Flashdance" (1983), y además de todos los elementos de su sueño adolescente que quería incluir Hill en el film, decidieron que la película sería también en parte un musical.

Cuando el guión estuvo terminado se lo enviaron a Paramount Pictures, siendo rechazado por Michael Eisner, jefe de producción en Paramount, argumentando que "conceptualmente" era demasiado parecida a "Indiana Jones: En busca del arca perdida" (1981). El siguiente paso fue presentar el guión a Universal, quienes lo aceptaron casi al instante y dieron luz verde para comenzar la producción.

Michael Paré y Diane Lane en Calles de fuegoEl título de la película proviene de la canción "Streets of Fire", escrita y grabada por Bruce Springsteen en su álbum "Darkness on the Edge of Town" (1978). Se negoció en varias ocasiones con Springsteen para que la canción fuera incluida en la banda sonora del film, pero cuando se le dijo al músico que la canción sería regrabada por otros vocalistas, Springsteen retiró su permiso para que se usara en la película.

Para el casting de Calles de fuego, Walter Hill buscaba actores desconocidos y relativamente jóvenes. Entre los actores que optaron al papel protagonista de Tom Cody estaban Eric Roberts, Tom Cruise y Patrick Swayze, aunque ninguno de ellos terminó de cuajar.

Hill había oído hablar de Michael Paré por el mismo agente que le recomendó a Eddie Murphy para protagonizar "Límite: 48 horas". Hasta ese momento, Paré únicamente había aparecido en dos películas que aún no habían sido estrenadas: "Eddie y los Cruisers" (1983), y "Undercover" (1984). Al director le pareció que el actor encajaba perfectamente en el papel por su combinación de dureza e inocencia, y Paré fue contratado como protagonista principal en marzo de 1983.

Diane Lane durante el rodaje de Calles de fuegoEl personaje femenino principal de Ellen Aim fue escrito originalmente como una mujer de 28 años. La primera actriz a la que se ofreció el papel fue a Daryl Hannah, pero no terminaron de llegar a un acuerdo. Diane Lane fue la siguiente actriz que se postuló para el papel, quien a pesar de su juventud (18 años), ya había participado en varias películas.

El director conoció a Lane en la ciudad de Nueva York, y la actriz hizo una audición para Hill vestida con pantalones de cuero negro, botas de tacón alto, y una parte superior de malla negra. Lane quería venderse a sí misma como una estrella de Rock 'n' Roll, y su compromiso impresionó enormemente a Walter Hill, que le acabó otorgando el papel. El director quedó tan satisfecho con el trabajo de Diane Lane en el film que escribió escenas adicionales para ella durante el rodaje.

La actriz Amy Madigan hizo una audición originalmente para interpretar a Reva, la hermana de Cody, pero no terminó de convencerle su personaje. Propuso a Hill interpretar el papel de McCoy, escrito inicialmente para un hombre fuerte que tenía experiencia como soldado, y aunque debían volver a escribir su parte, al director le gustó la idea y contrató a la actriz para el papel.

Willem Dafoe fue recomendado por Kathryn Bigelow, con quien poco antes había protagonizado la película "The Loveless" (1981). Bigelow estaba saliendo en aquella época con David Giler, un colaborador y amigo de Walter Hill en ese momento, y la recomendación de la actriz encantó especialmente al guionista Larry Gross, otorgándose al actor el papel de Raven Shaddock, el líder de la banda de moteros "The Bombers" (Los Bombarderos).

Escena de Calles de fuegoEl rodaje de Calles de fuego comenzó en la ciudad de Chicago en abril de 1983. Posteriormente se trasladó la producción a Los Ángeles durante 45 días; otras dos semanas de rodaje en una fábrica de jabones situada en Wilmington, California; y finalmente se realizaron filmaciones adicionales en los estudios de Universal.

Para Hill, el metro era crucial para el mundo de la película y representaba uno de los tres modos de transporte, junto con los automóviles y las motocicletas. Durante los diez días de rodaje en Chicago, se filmó principalmente de noche en exteriores, en lugares que incluían plataformas de metro elevadas, y en los subterráneos de Lower Wacker Drive.

Mientras rodaban en Chicago, la producción estuvo plagada de inclemencias climáticas que incluyeron lluvia, granizo, y nieve. Las localizaciones de las escenas del metro fueron filmadas en diversos lugares de Chicago, como LaSalle Street, Lake Street, Sheridan Road, Belmont Avenue, o Damen Avenue.

En los exteriores de los estudios de Universal, el diseñador de producción John Vallone y su equipo construyeron una línea de tren elevada que coincidía perfectamente con los de Chicago. Se cubrió el set de rodaje que representaba el distrito de Richmond con una gigantesca lona de 380 metros de largo y 68 metros de ancho para poder filmar de día las escenas nocturnas, costando el set de producción cerca de 1,2 millones de dólares.

Calles de fuego detrás de las cámarasDebido a la juventud de muchos de los actores, la mayoría de escenas nocturnas debían ser filmadas de día para evitar problemas legales. La idea de la lona les permitió llevarlo a cabo, pero aparecieron diversos problemas inesperados. El viento azotaba constantemente la lona, interfiriendo en el diálogo de los actores, mientras que las aves que habían anidado en lo alto de la lona también proporcionaron sus propias interrupciones ruidosas.

El exterior del Teatro Richmond Theatre, donde Ellen Aim canta al principio de la película, se filmó también en los exteriores de los estudios Universal, y las escenas interiores se rodaron durante dos semanas en el Teatro Wiltern de Los Ángeles. Las escenas de la fábrica que tienen lugar en el distrito de Battery, fueron filmadas en una fábrica abandonada de jabones en Wilmington, California, durante diez noches. El control policial de Ardmore se filmó cerca de la calle 6, en el este de Los Ángeles.

Aunque solo se ven tres distritos en la película, la ciudad tiene en realidad un total de cinco distritos: Richmond, The Strip, Battery, Cliffside y Bayside.

Para la producción de Calles de fuego se emplearon 500 extras que actuarían como ciudadanos del distrito de Richmond. El director de fotografía, Andrew Laszlo, filmó la película con muy poca luz, dando a las imágenes una calidad austera. La coreografía de las dos canciones que canta Ellen Aim corrió a cargo de Jeffrey Hornaday, y para la iluminación de las escenas de conciertos se contrató a Mark Brickman, quien ya había trabajado anteriormente en conciertos de Bruce Springsteen y Pink Floyd.

Willem Dafoe y su banda de moteros en el rodaje de Calles de fuegoSe utilizaron durante la producción 12 vehículos Studebakers de principios de los años 50 como coches de policía, junto a más de 50 motocicletas con sus respectivos conductores, que fueron presentados como la banda "The Bombers". Éstos últimos fueron elegidos entre más de 200 miembros de bandas de moteros reales de Los Ángeles, como "The Crusaders" y "The Heathens".

El vehículo que utiliza el protagonista Tom Cody es un Mercury de 1951, que fue convenientemente modificado para el film.

Una de las escenas más complejas de rodar fue la escena final. Originalmente, el guión establecía que Tom Cody mataría a Raven con un cuchillo, pero se modificó la escena para que fuera una "pelea justa", y obtuviera una calificación para todos los públicos. La secuencia, que dura aproximadamente cuatro minutos en la película, tardó casi cuatro semanas en rodarse debido a la coreografía, las diferentes tomas entre cada escena y los problemas con la música.

Hubo también una gran tensión durante la producción. Según confesó Michael Paré, el actor Rick Moranis no paraba de sacarle de sus casillas continuamente, y estuvo a punto de pegarle varias veces. Tampoco mantuvo una buena relación el protagonista con Walter Hill, y el director nunca volvió a trabajar con Paré. El guionista Larry Gross comentó con el tiempo que la película podía haber sido algo muy grande, pero durante el rodaje se dieron cuenta de que probablemente no fuera así, haciendo recaer gran parte de la culpa en la interpretación de Michael Paré.

Rick Moranis por su parte tampoco quedó nada convencido con la película, ya que no se le permitió improvisar en las escenas.

Ellen Aim con la banda The AttackersUno de los aspectos fundamentales del film es la banda sonora de Calles de fuego. El productor musical Jimmy Iovine produjo cinco canciones para la película y el álbum de la banda sonora. Para la voz cantante de Ellen Aim, se combinó las voces de Laurie Sargent y Holly Sherwood, y se les dio el nombre de "Fire Incorporated".

La banda de la película "The Attackers", eran los auténticos componentes del grupo "Face to Face", compañeros de Laurie Sargent, y fueron quienes proporcionaron la voz principal en las canciones "Nowhere Fast", "Never Be You", "Sorcerer", y "Tonight Is What It Means to Be Young".

La canción que obtuvo más éxito fue "I Can Dream About You". En la película, la canción es interpretada por "The Sorels", un grupo ficticio compuesto por los actores Stoney Jackson, Grand L. Bush, Mykelti Williamson y Robert Townsend. El tema fue realmente cantado por Winston Ford, y la voz fue sincronizada por Jackson en la película.

Al final del rodaje surgió el problema con los derechos de la canción "Streets of Fire" de Bruce Springsteen, y convencidos de que finalmente lo conseguirían, ya se había rodado la escena incluyendo el tema. Hubo que rehacer el final con una nueva canción que Jim Steinman compuso en dos días, y el tema "Streets of Fire" fue reemplazado por la canción final "Tonight Is What It Means to Be Young".

Póster promocional Calles de fuegoLa actriz y cantante E.G. Daily acabó también frustrada con la película, ya que no consiguió interpretar ningún tema en el film, y se quejó al terminar el rodaje de que siempre le otorgaban personajes extravagantes.

Aunque en realidad nadie estaba muy convencido del resultado del film tras acabar el rodaje en agosto de 1983, tras el proceso de post-producción las piezas comenzaban a encajar para Walter Hill y Larry Gross, y se mostraron optimistas para su lanzamiento.

Calles de fuego se promocionó como "Una fábula de Rock & Roll" (A Rock & Roll Fable) en los pósters y carteles promocionales, y la película se estrenó finalmente el 1 de junio de 1984, recaudando 2,4 millones de dólares en su primer fin de semana.

Debido a las malas críticas que por lo general recibió tras su estreno, el film nunca llegó a triunfar en taquilla, y únicamente consiguió recaudar 8 millones de dólares en los cines estadounidenses. Un fracaso comercial para los estudios Universal que se habían gastado 14,5 millones en la producción.

Cuando el productor Joel Silver vio los pobres resultados en taquilla, aprovechó el título de la canción principal "Tonight is what it means to be young" (Esta noche es lo que significa ser joven), para hacer un juego de palabras y comentar "Tonight is what it means to be dead" (Esta noche es lo que significa estar muerto).

Calles de fuego - Final FightA pesar de todo, la actriz Amy Madigan consiguió el premio a la mejor actriz por su interpretación en el film durante el festival de Cine de Sitges, y Calles de fuego es considerada por varios críticos de cine como un film que tuvo un importante impacto en muchos cineastas posteriores, alcanzando con el tiempo el estatus de película de culto.

También dejó su impronta en el mundo de los videojuegos, concretamente en los clásicos videojuegos beat 'em up de lucha callejera, destacando entre ellos el popular arcade "Final Fight" (1989), con una historia basada en la película Calles de fuego.

Recorriendo varios distritos de la ficticia ciudad de Metro City, el protagonista Cody debe rescatar a su novia Jessica de las garras de la banda callejera "Mad Gear", incluyéndose en el juego también varios personajes inspirados en personajes de la película, además de en otras figuras populares de la época como André el Gigante.

Una de las consecuencias principales del fracaso comercial de Calles de fuego, fue la cancelación de la trilogía que pensaba realizar Walter Hill, denominada por el director "Las aventuras de Tom Cody". La historia del film Streets of Fire sería continuada posteriormente con las secuelas "The Far City" y "Cody's Return".

Como última curiosidad, en realidad se llegó a lanzar una secuela no oficial titulada "Road to Hell", estrenada inicialmente en 2008. El film está dirigido por Albert Pyun, y cuenta nuevamente con Michael Paré interpretando a Tom Cody, y a Deborah Van Valkenburgh como su hermana Reva Cody. Producida como un film de bajo presupuesto, la secuela de Calles de fuego pasó bastante desapercibida, aunque cosechó varios premios en diversos festivales de cine independientes.

Póster original película Calles de fuego


------------------------------------------------------------

2 comentarios :

  1. Gran película. Una pena que en los 80 no supieran ver las joyas que salieron en más de una ocasión y hubiera que esperar años para que se convirtieran en clásicos. Con Blade Runner también pasó, fue adelantada a su tiempo y en su estreno fue un fracaso. Tron, más de lo mismo... Habría sido genial ver una trilogía, precisamente ahora estoy viendo esta película. Quiero añadir que, aunque esta fue la inspiración principal, la otra película que inspiró a Final Fight fue The Wondererers, siendo el personaje de Emilio la inspiración para Mike Haggar y algunos de los Ducky Boys los modelos para enemigos standar del juego, uno de ellos saliendo en la portada con las cadenas junto con Andrade, el inspirado en André el gigante. Sería genial un remake y sus secuelas, ahora que vuelve a estar de moda lo ochentero, si lo hicieran en plan la peli de Dredd, con una ambientación bien hecha, podría funcionar.

    ResponderEliminar
  2. Pari mi es una pelicula que no solo merece la pena verse sino que tiene mucho mas de lo que se presenta. Estética, música, épica (en los 80)Walter Hill fue un director de los que dejan historia, a pesar de que luego no cuajara proyectos que todo esperabamos pero un tipo que ha trabajado de guionista de John Houston (El hombre de Mackistosh, aunque Houston no le gustara su pelicula) con San Pekimpah (la Huida) e hiciera peliculas de los 80 tan interesante como The Driver, The Warriors, Forajidos de leyenda, o la Presa merece todo mi reconocimiento.

    ResponderEliminar

Películas de culto